#5

(Violín, clarinete bajo (o saxofón barítono) y piano)

2014

7’

Desde el mismo momento en el que los intérpretes entran en escena coreografiadamente y atacan la primera nota, #5 inicia un camino hacia la demolición de las posiciones de todos y cada uno de los elementos que se establecen en el primer compás: los instrumentos, las posiciones de los intérpretes, las repetitivas estructuras musicales, las luces, la palabra… todo ello es susceptible de desaparecer abruptamente para empezar de nuevo y modificar las reglas del juego.

 

La renovación continua del foco principal en la acción musical y una especie de “ansiedad” por escapar de la pieza misma por parte de los intérpretes, hace que las jerarquías en la obra se agoten rápidamente. Sin embargo, de forma paradójica, este proceso frenético va centrándose en el mero estar-en-escena de los intérpretes, en la desnudez fisiológica de unos organismos que respiran, se mueven y hablan. Los cuerpos cada vez van siendo, en cierta manera, “más cuerpos”, y los instrumentos, prolongaciones de los mismos sobre los que descargan los últimos resquicios de su energía.

Idiomas

X